Noticias /

Zuccardi inauguró una majestuosa bodega en Valle de Uco

_MG_4082pano

Con una inversión total de 15 millones de dólares, Zuccardi inauguró en el Valle de Uco la primera bodega en Paraje Altamira, San Carlos. El establecimiento ubicado a unos 1.100  metros sobre el nivel del mar, en la parte más alta del cono aluvial del río Tunuyán, cuenta con capacidad para elaborar unos 600 mil litros de vino de alta gama.

En un gran evento al que asistieron unas 500 personas y, entre ellas, personalidades como Lalo Mir, Felipe Pigna y Fernando Bravo; entre otros, la firma concretó un proyecto en el que venía trabajando desde hace tiempo.

“Es una obra muy importante para la familia, llevamos tres años desde el proceso de construcción y mucho más desde que empezamos a concebir este concepto. Para nosotros como familia significa la irrupción de las nuevas generaciones en el negocio del vino. Con nuestros departamentos de Investigación y Desarrollo empezamos hace más de 10 años a trabajar,  allí comenzamos una búsqueda y esto es el resultado de esa búsqueda”, dijo José Zuccardi, dueño del emprendimiento.

El proyecto fue liderado por los arquitectos mendocinos Fernando Raganato, Tom Hughes y Eugenia Mora, en tanto el paisajismo es de Eduardo Vera.
Una de las características arquitectónicas de la bodega es la fuerte presencia en el diseño de la “piedra”, propia del lugar, que fue encontrada durante las excavaciones para preparar el terreno y diseñar los viñedos que rodean la bodega.

“Estamos buscando con este proyecto ir más en profundidad, por lo que tanto, lo que pretendemos es lograr el reconocimiento de distintos terroirs. La bodega es una continuación del viñedo. Por lo tanto, nuestro trabajo en la tierra se materializa en   una bodega”, dijo Zuccardi.

En este proyecto el hormigón tiene un singular protagonismo principalmente en las vasijas, que en vez de ser acero inoxidable, son de concreto. En el establecimiento conviven diferentes tipos de vasijas, se trata de recipientes troncocónicos de hormigón sin recubrimiento de epoxi. También la bodega cuenta con ánforas de 3.000 litros, huevos de 2.000 litros y piletas troncocónicas con diferentes capacidades: 5.000, 7.000 y 10.000 litros.

Según destacaron desde la empresa, “estas formas ayudan a un movimiento más natural del vino dentro de la vasija con una intervención humana mucho menor”.

No solo la fermentación se hace en estos recipientes sino que también son utilizados para la guarda del vino. Hay un sótano de guarda con 300.000 litros de capacidad.

“Las vasijas están diseñadas con diferentes capacidades para reflejar cada una de las parcelas que trabajamos en el viñedo por lo tanto se trabajan diferenciadamente”, indicó Zuccardi.

Además, la bodega cuenta con un sector con una cava privada – con una capacidad de guarda para 10 mil botellas – que ha sido construido alrededor de una piedra de más de 10 toneladas que simboliza la particularidad del terroir que da nombre al viñedo y al restaurante.

Un restó con acento local

La bodega cuenta con un área de turismo y de gastronomía. El nuevo restó estará comandado por el chef Matías Aldasoro y contará con un menú de cuatro pasos que se estima rondará los 700 pesos por persona.

En este contexto, Julia Zuccardi, encargada del espacio, comentó que “en Piedra Infinita Cocina el concepto es darle importancia a los productos locales, en este caso hablamos de los productos del Valle de Uco. Algo que ya venimos haciendo en la Casa del Visitante y en Pan y Oliva. Nuestro chef, Matías Aldasoro, está haciendo el trabajo de buscar qué es lo que tenemos aquí y de allí se diseña el menú en donde vamos a contar con la  asesoría de Fernando Trocca”.

Controvertida Indicación Geográfica

La inversión de Zuccardi se emplaza en una de las Indicaciones Geográficas más disputadas por los bodegueros. No cabe duda de que estos suelos son privilegiados para el cultivo de viñedos, razón por la que todos quieren ser parte.

La IG que había sido delimitada en 2013 por la resolución 44-2013 del INV, generó controversia, oposiciones formales a la delimitación y en el ámbito del organismo nacional se decidió a principios de este año, estudio del INTA mediante, ampliar la zona. Así, pasó  de unas 4.500 hectáreas a 9.300 hectáreas en 2016.

Desde la bodega Zuccardi aseguraron que “se trata de la primera bodega construida en Paraje Altamira, zona de gran potencial cualitativo” y que su emprendimiento “ayudará a empezar a promocionar este terruño”.

El proyecto en detalle

Nombre: Bodega Zuccardi Valle de Uco.

Vinos que elaboran: Zuccardi Q (malbec y cabernet sauvignon), Polígonos del Valle de Uco, Emma y Tito Zuccardi, Concreto, Zuccardi Zeta, Zuccardi

Aluvional y Zuccardi Fincas.

Capacidad de elaboración: 600.000 litros.

Capacidad total de bodega: 970.000 litros.

Generará 30 puestos de trabajo directos.

Inversión: 15 millones de dólares.

Sin Comentarios

Envía un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.